A LEER,…QUE SON DOS DIAS: Fragmentos- (David Tello)

2 Comentarios »

foto_divan

CAPITULO 2

Mañana me dan el alta, Susan se ha encargado de buscar un buen psicólogo, un tal Arnold Livingstone. Además ha avisado en el instituto de que no podré trabajar hasta que no recupere mi memoria (imparto clases en el Instituto de Ciencias de CWU-COTS, pertenece a una rama de la Universidad de Washington) y se quedará conmigo los primeros días.

La verdad es que es extraño, no he olvidado lo básico: leer, escribir, utilizar un teléfono… pero a la vez no consigo recordar nada de mí, ni de lo que me rodea. Tengo ganas de empezar con la terapia y recuperar mi vida.

El Dr. Livingstone tenía los ojos un poco hundidos, muy ojeroso. Te desafiaba con la mirada, hasta que zanjaba ese desafío con una leve sonrisa, como si ya hubiese conseguido lo que quería. Al sonreír, dejaba al descubierto una dentadura un poco descuidada, raro en un médico. Aparentaba algún año más de los que tenía en realidad. Era de complexión delgada, casi llevado al extremo. Daba la sensación de ser un tipo tranquilo, al que le gustaba tomarse todo con mucha calma, incluso demasiada.

Su despacho estaba hecho a su imagen y semejanza; la pared estaba pintada de un tono verde pastel con sólo unos diplomas enmarcados, sin cuadros ni nada que llamase la atención. Apenas un par de lamparitas iluminaban la sala. El mobiliario era antiguo. Una mesa en madera de roble cuidadosamente tallada, precedía a un sillón tapizado en un verde un poco más oscuro que el de la pared. Al contrario que la mayoría de los psicólogos no tenía diván, en su lugar había un gran sillón orejero que transmitía la misma sobriedad que el resto del despacho. Lo único que destacaba en la habitación era el ordenador portátil que estaba sobre la mesa…

– No lo podían hacer en madera (fueron sus primeras palabras)
– Perdón…
– El ordenador, se estaba fijando en el ¿no?
– Sí, sí, disculpe.
– Usted es el Sr. Plymouth.
– Playmouth.
– Sí, claro. La Srta. Wellington me comentó que sufre una amnesia aguda, ¿ha podido recordar algo desde que despertó en el hospital?
– No, todavía no… (Livingstone me cortó con su sonrisa)
– No se preocupe, poco a poco irá recordando. Si la parece bien tendremos dos sesiones semanales, martes y viernes.
– Lo que usted diga.

Livingstone volvió a sonreír, lo que me provocó un extraño nerviosismo. Supongo que es normal, es la primera vez que iba a un psicólogo.
– Muy bien, empecemos. ¿Cómo cree que es usted?.
A pesar de la simplicidad de la pregunta me costó contestar. Me quedé sin habla, NO SABÍA CÓMO ERA YO MISMO… Traté de salir al paso diciéndole lo primero que me vino a la mente.
– Normal. Supongo que como todo el mundo…

Sonó su teléfono y contesto sin hacerme ningún caso, con una falta total de educación.
– Sí, perfectamente…
Sin decirme nada se alejó y salió al pasillo cerrando la puerta. Sentí curiosidad y me acerqué a la puerta tratando de escuchar la conversación.
– Sí, no te preocupes llegaré en 20 minutos. Lo conozco, está cerca de aquí. Sí, hasta ahora.
Volví rápidamente al sillón, justo antes de que se abriera la puerta.
– Sr. Playmouth, por hoy hemos terminado la sesión. Nos vemos el viernes. (extendió su mano con una pequeña tarjeta en ella) – Ah, le agradecería que si recuerda algo, lo que fuera, me llamase.
– Sí, por supuesto. Gracias por todo. (Volvió a sonreír)

Me levanté, cogí mi abrigo y salí del despacho. En la puerta del edificio estaba mi hermano Andrew esperándome.
– ¿Cómo ha ido el día en el loquero?
– Supongo que bien, aunque si te soy sincero aún no he podido recordar nada.
– Vamos, sube al coche. Iremos a tomar algo.

David Tello

(Continuará el próximo programa).

FacebookTwitterGoogle+Compartir

2 Comentarios a “A LEER,…QUE SON DOS DIAS: Fragmentos- (David Tello)”

  1. Un nuevo personaje entra en escena,y como casi todo el resto,su forma de comportarse levanta suspicacias,¿o quizás será que Susan,no haya querido gastarse el dinero suficiente para qué el psicólogo haga su trabajo de manera profesional?.
    Cada vez más dudas razonables se agolpan en mi cabeza,¿cuál será el giro inesperado del próximo capítulo?,espero como siempre ansioso su nuevo relato,señor escritor.

  2. D.Tello Dice:
    diciembre 9th, 2011

    La verdad es que tengo claro que el doctor va a jugar un papel importante(aun no se si para bien o para mal). El próximo capitulo es muy recomendable, y hasta aquí puedo leer…

Deja un comentario