HUIDA Capitulo 19 (David Tello)

Sin comentarios »

huida albalate

SECCIÓN: A LEER, QUE SON DOS DÍAS.
HUIDA
Capítulo 19
Domingo 19 de Diciembre de 2014.

Cuando todavía no habíamos llegado a la carretera, escuchamos como una pequeña explosión. Notamos como se movió bruscamente toda la furgoneta. De Guzmán paró. Bajamos y pudimos ver como la rueda trasera derecha había reventado. Aun no estábamos muy lejos de Lecera, y en cualquier momento podía aparecer algún rabioso. Teníamos que cambiar la rueda. Miramos en la parte de atrás y encontramos la rueda de repuesto y un gato hidráulico.

HUIDA REVENTON

De Guzmán cogió el rifle de asalto y se subió al techo de la «Traffic» para vigilar. Busqué la muesca en la carrocería del coche y coloqué el gato. Empecé a darle hasta que la rueda estaba a un par de dedos del suelo. Javi cogió la llave y empezó a quitar los pernos. Una vez quitados sacó la rueda y repitió la operación a la inversa con la de repuesto. Cuando ya estaba apretando el ultimo, la furgoneta cayó de golpe.

Había fallado el gato. Javi gritó. Al caer la furgoneta se le resbaló la llave, y esta a su vez le hizo un corte en el brazo. La herida no era demasiado grande, aunque poco a poco no dejaba de sangrar. Arranque un trozo de mi camiseta de interior y se lo coloque a modo de venda. Javi se sentó dentro, termine de apretar el ultimo perno y volvimos a ponernos en camino.

HUIDA VENDAJE

Una vez en la carretera empezamos a ver en el horizonte una amplia columna de humo. Javi nos dijo que se mareaba un poco. Lo cierto es que había perdido demasiada sangre para lo pequeña que era la herida. Apenas parecía que sangrase ya. Según nos íbamos acercando a Albalate, la columna de humo se hacia mas y mas grande. Al llegar allí vimos el porqué del humo. El pueblo entero había sido pasto de las llamas.

Pasamos despacio por la variante. La imagen era tremenda. Quien sabe como podía haber ocurrido. Quizás fueron los militares, pero no tendría sentido en una población de apenas 3.000 habitantes. O quizás sin bomberos ni nadie que pudiese ir a sofocarlo un pequeño incendio, se había propagado de casa en casa hasta acabar con todo el pueblo. Dejamos atrás Albalate.

HUIDA ANDORRA

El siguiente pueblo era Andorra. Dije que seria buena idea (siempre que no hubiese demasiados rabiosos), intentar conseguir vendas, desinfectante y algunos medicamentos. Así evitaríamos que cualquier herida, como la que se había hecho Javi, se infectase y se convirtiese en algo mucho mas grave. Un año estuve en Semana Santa y sabía donde estaba el Centro de salud y al menos una Farmacia.

David Tello

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Temas: , , ,

Deja un comentario