WARRANT

DISCO RECOMENDADO: Warrant / Cherry pie (Columbia – 1990)

Warrant - Cherry Pie - Front

Con este disco editado justo antes de la explosión del Grunge, Warrant fue uno de los últimos grupos metidos en el saco del Glam en reventar las listas de éxitos. Y lo digo porque en este su segundo álbum Warrant eran algo más que una banda prefabricada por una multinacional discográfica. A pesar de la portada, y de la imagen típica de los grupos de los 80, cargados de laca y maquillaje, Warrant demostraron ser unos grandes músicos, y estar bastante por encima de la media de sus coetáneos.

El disco comienza con el tema Cherry pie, curiosamente la canción que les lanzó a la fama absoluta, también significó su tumba. Ya que, posteriormente, tanto la compañía discográfica como los fans siempre buscaron otro Cherry pie en sus siguientes lanzamientos, cosa que nunca llegó. Incluso el propio cantante del grupo, Jani Lane, odiaba con todas sus fuerzas esa canción. Es sabido que la compuso por obligación del sello discográfico, que necesitaba un single de impacto y no lo encontraba en un disco que se iba a titular Uncle Tom’s cabin, como quería el grupo. Sin  consultar a la banda, el disco pasó a titularse Cherry Pie, y a tener una gran promoción de su provocativo videoclip en la MTV, que causó un importante impacto comercial en la juventud de la época.

Aparte de la pegadiza Cherry pie, el disco es una auténtica obra de arte con una producción perfecta a cargo de Beau Hill, consiguiendo un sonido potente, limpio y cristalino. Atentos, por ejemplo, a las guitarras acústicas de Uncle Tom’s cabin, un tema impresionante que va subiendo de intensidad, y en el que como la mayoría de las canciones, destaca el trabajo a las guitarras de Joey Allen y Erik Turner y la delicada voz de Jani Lane. El disco continua con la deliciosa balada I saw red, que suena emotiva y fresca. Nada que ver con las empalagosas baladas que se estilaban por aquella época, a destacar el típico piano y la acariciante voz de Jani.

Tras otra pegadiza canción como Bed of roses, llegan dos trallazos de puro Rock and Roll como son Sure feels good to me, corta e impactante, y Love in stereo, que cuenta con una pianola sonando a la vieja usanza. Otra canción en la que no podrás parar de menearte. La calma llega con el comienzo de Blind faith, una balada que comienza con una preciosa guitarra acústica y en la que Jani nos vuelve a emocionar con su voz. De modo parecido comienza Song and dance man, que sube y baja de intensidad como una montaña rusa, aunque no consigue ser tan efectiva como la anterior.

En la recta final del disco vuelve el Rock and Roll con la espectacular You’ re the only hell your mama ever raised, con un riff que se te clava en el cerebro y finaliza de manera apoteósica la canción. Mr. Rainmaker mantiene el tipo gracias al melodioso estribillo vocal, aunque está exenta de la garra de las dos anteriores. Y para finalizar, Warrant hacen una buena versión del tema Train train, de Shorty Medlock, que en su día fue popularizado por los buenísimos Blackfoot. Pues bien, Warrant no pueden sonar más sureños en esta canción, y así nos demuestran que eran algo más que un grupo de Glam del montón, con una calidad suficiente para haber seguido haciendo grandes discos…, pero ya sabéis, el férreo control de las compañías discográficas y la nueva moda del Grunge que acaparó todo, se llevó a todos los grupos (buenos y menos buenos) por delante. Disfruta de este disco, que personalmente se me hace cortísimo, tiene potencia y sensibilidad en sus dosis justas, y cuenta con un sonido de lujo.

Share
4 Comentarios »