JIMI HENDRIX

The Jimi Hendrix Experienced / Purple haze

HISTORIA DE UNA CANCIÓN / Purple haze

Decía Calderón De La Barca que la vida es sueño y los sueños sueños son. Pues bien, en esta ocasión los sueños se convirtieron en una canción y la canción pasó a la historia del Rock . Esto sucedió el día 26 de diciembre de 1966 cuando Jimi Hendrix acabó de componer su canción Purple Haze en el backstage de un club inglés llamado Upper Cut. La canción se incluyó en el álbum de la Jimi Hendrix Experienced titulado Are you experienced?, y llegó al número tres en las listas inglesas, lo que llevó a viajar a América a participar en el Festival de Monterrey. Lugar donde hizo su mítica actuación que finalizó de manera apoteósica con la quema de su guitarra.


Según palabras del propio Hendrix él soñaba mucho y muchas de las cosas que soñaba las trasladaba a las letras de sus canciones. En este caso el sueño fue producido al parecer por un ácido que había consumido después de haber leído un comic. En esas viñetas, una mujer lanzaba un rayo púrpura sobre el cerebro de un hombre y se apropiaba de su mente. El viaje de ácido sugestionó el sueño de Jimi Hendrix, el cuál recordaba que se encontraba caminando sobre el mar y entonces una neblina púrpura lo rodeaba y le hacía hundirse hacía el oscuro fondo pero antes de sucumbir Dios lo salvaba de morir.

Así fue como Hendrix que ya tenía un riff preparado para utilizarlo en una canción consiguió la letra de la misma. Es más, el origen de la letras de la canción también era un poema titulado Purple haze, Jesus saves, que Hendrix había leido, pero al adaptarlo a la letra de la canción y quizás para evitar polémicas con la religión católica quitó el componente religioso de la misma y la cambió por una atractiva chica que le hacía perder la cabeza, eso sí mantuvo la neblina púrpura en la canción.

NEBLINA PURPURA
Neblina púrpura en mi cerebro.
Últimamente, las cosas no parecen las mismas.
Actúo de forma extraña, pero no sé por qué.
Discúlpame mientras beso el cielo.
Neblina púrpura por todas partes.
No sé si subo o bajo.
Soy feliz o desdichado?
Sea lo que sea, esa chica me hechizó.
¡Ayúdame, ayúdame!
Hablo del corazón y del alma.
Hablo de cuestiones serias.
Algo sucede, algo sucede.)
Neblina púrpura en mis ojos.
No sé si es de día o de noche.
Me has hecho perder, perder la cabeza.
¿Hay futuro o se ha acabado el tiempo?
¡Ayúdame!
Ah, sí, neblina púrpura.
Oh, no, oh, ¡ayúdame!
Dime, nena, dime.
No puedo seguir así.
Me haces perder la cabeza… nena.
No, no, no, duele, nena.

Share
8 Comentarios »

Portadas con efectos circulares

El año 1965 fue determinante en el cambio estilístico de las portadas de los discos. Hasta entonces, la mayoría de las portadas consistían generalmente en la foto de los miembros del grupo, o de alguna ilustración hecha de manera más o menos profesional, según el presupuesto del sello discográfico. Pero si hubo un álbum que lo cambió todo, ese fue sin duda el disco Bringing it all back home, de Bob Dylan, que además de romper con las reglas maestras del Folk musicalmente hablando, fue el primer disco de la compañía Columbia en no mostrar los títulos de las canciones en la portada. Quizás fue para dar una importancia más artística a la misma. Además, el fotógrafo vanguardista Daniel Kramer ideó una fotografía en la que consiguió un efecto borroso circular mediante una lente especial. En medio de ella aparece Bob Dylan acariciando a su gato Rolling Stone, y gracias al efecto de la lente parece que todas las cosas que hay en la habitación giren en torno a él.

BOB DYLAN – Bringing it all back home (1965)

Bob-Dylan-Bringing

A partir de entonces los fotógrafos e ilustradores dieron rienda suelta a su libertad creativa y comenzaron a desarrollar diferentes técnicas fotográficas. Una de las cuales, la llamada «ojo de pez», vamos a mostrarla en sus portadas más significativas. Comenzamos con la cubierta de un disco que, al igual que el de Bob Dylan, escucharemos en el programa dedicado al año 1965. Se trata del primer disco de The Byrds, que, al igual que en lo musical, versionaron a su maestro Bob Dylan y también lo hicieron en lo que se refiere a la portada de su disco Mr. tambourine man. La foto es de Barry Feinstein, y en ella se ve a los cinco miembros de los Byrds con aire serio, mirando fijamente al objetivo, que los atrapa, creando un efecto de bola de cristal.

THE BYRDS – Mr. tambourine man (1965)

the byrds

Un año más tarde, y en la portada de la edición inglesa del disco recopilatorio de los Rolling Stones, titulado Big hits (High tide and green grass), se vuelve a utilizar esa técnica. En este caso se fotografía al grupo desde un plano ligeramente inferior, lo que, unido a sus miradas desafiantes, da un efecto distorsionador y amenazante de la realidad.

THE ROLLING STONES – Big hits (High tide and green grass) (1966)

rolling stones

Curiosamente, al contrario que en el anterior disco, esta vez se esmeraron más en la realización de la portada de la edición americana del disco de la Jimi Hendrix Experience. Se trata del fantástico Are you experienced, que se editó en el año 1967 y que tiene como signo distintivo los colores vivos aplicados a la fotografía y a la portada del disco. No hay que olvidar que por esa época, América se encontraba sumergida en la Psicodelia y los viajes de ácido. El diseño de la portada corre a cargo de Ed Thrasher, y la fotografía es de Karl Ferris.

THE JIMI HENDRIX EXPERIENCE – Are you experienced (1967)

jimi hendrix

Otra buena portada de ese mismo año es la del disco de ese artista inclasificable que es Captain Beefheart and his magic band, y su álbum Safe as a milk. En esta ocasión se vuelve de nuevo a emplear el recurso del «ojo de pez», pero esta vez la foto se hace dentro de una jaula desde donde los miembros del grupo lanzan unas inquietante miradas a la cámara. También podemos destacar el bonito logotipo del nombre del grupo y del título del disco que bordean la fotografía circular.

CAPTAIN BEEFHEART AND HIS MAGIC BAND – Safe as a milk (1967)

captain beefheart

Otro claro homenaje a estas portadas pioneras de los sesenta es el de este disco de Neil Young y su banda, los Crazy Horse, titulado Ragged glory. Sin duda es uno de los mejores discos, y más guitarreros, de la década de los noventa, que por cierto abrieron con este disco editado en 1990. La portada en cuestión está diseñada por Janet Levinson, y la fotografía es de Larry Cragg, y muestra a la banda en su local de ensayo.

NEIL YOUNG + CRAZY HORSE – Ragged glory (1990)

neil young

Y finalizamos con nuestro repaso a este tipo de portadas con una de cosecha nacional. Se trata del disco de 1993, El espíritu del vino, de Héroes Del Silencio, que representa la foto de una calle de una ciudad. Los colores  le dan un toque de calor abrasivo a la portada, parece que derriten los edificios, quizás queriendo indicar el torbellino sónico que vamos a encontrarnos dentro del disco. También hace el efecto de bola de cristal, y por los colores usados recuerda a la portada de la Jimi Hendrix Experience, que hemos visto anteriormente. También son destacables el grafismo y los logos que rodean al círculo central que sale en la foto. El diseño gráfico es de Pedro Delgado, y la fotografía de la portada es de Antonio Díaz. Si se te ocurre alguna otra portada que reúna estas características, sólo tienes que avisarnos en el apartado de comentarios de esta sección, nosotros la incluiremos junto a estas que acabas de ver.

HÉROES DEL SILENCIO – El espíritu del vino (1993)

heroes del silencio

Share
3 Comentarios »