HUIDA Capitulo 18 (David Tello)

Sin comentarios »

huida lecera

SECCIÓN: A LEER, QUE SON DOS DÍAS.
HUIDA
Capítulo 18
Sábado 18 de Diciembre de 2014.

Observamos la zona antes de salir de aquella iglesia en ruinas para asegurarnos que no íbamos a tener ninguna sorpresa. Revisamos las armas y la munición. Tuve que aguantar un par de “bromitas” por haberme quedado dormido durante la noche. Sobre las 8 de la mañana ya estábamos en la carretera. Recordé que en Lécera había una estación de servicio. Ademas con la «Traffic» en reserva era nuestra única opción.

HUIDA ESTACION DE SERVICIO ABANDONADA

Cuando nos estábamos acercando decidimos que Javi repostaría, yo cubriría la tienda de la gasolinera y De Guzmán estaría atento a los rabiosos que pudiesen venir de la población. Nada mas parar cada uno ocupamos nuestra posición. Enseguida percibí un ruido que venia del interior de la tienda. Empece a apuntar con mi revolver hacia la puerta. Mire de reojo al surtidor, tan solo habíamos repostado unos 20 litros de momento.

HUIDA ZOMBIE ROJILLO

Se abrió la puerta y de ella salio un hombre muy demacrado, con un mono de repsol cubierto de sangre. Era un tipo alto, moreno, con el pelo largo recogido en una coleta. La mandíbula sobresalía del resto de la cara y estaba completamente desencajada. No dude en dispararle en la cabeza antes de que intentase abalanzarse sobre mi. Mientras caía inerte, con la cabeza prácticamente abierta en dos, me llamo la atención un pin de Osasuna en una solapa de uno de los bolsillos del mono.

HUIDA TRAFICC

Javi y De Guzmán se volvieron hacia mi al oír el disparo. Yo rápidamente volví a mirar el surtidor. Ya habíamos repostado mas de 40 litros. Tenia claro que el disparo iba a atraer a mas rabiosos, así que fui rápidamente junto a De Guzmán. Pronto empezamos a distinguir formas que venían hacia nosotros desde la población. Según se iban acercando De Guzmán los iba derribando. Mire nervioso a Javi. Ya teníamos unos 70 litros en el deposito, así que decimos no arriesgarnos mas. Javi colgó la manguera, subimos a la furgoneta y rodeamos Lécera evitando pasar por el centro del pueblo, fuimos por un pequeño camino que nos dejaba en la carretera de Albalate. Ahora teníamos combustible mas que suficiente para llegar hasta «Motorland» e incluso seguir hacia donde sea según lo que nos encontremos allí.

David Tello.

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Temas: , , ,

Deja un comentario