DISCO RECOMENDADO : Dusty Springfield / A girl called Dusty (Philips– 1964)

Sin comentarios »

Si fuese confinado de por vida cual Napoleón en la Isla de Elba, y me permitiesen llevarme sólo diez discos para aplacar el desasosiego de tan mísera existencia, sin duda uno de los elegidos sería “A girl called Dusty” de la maravillosa Dusty Springfield.

Para empezar, cuando conocí a Dusty gracias a este disco, pensaba que era Americana , así que sufrí un shock al enterarme que Dusty, (cuyo nombre real era Mary Isabel Catherine Bernadette O’Brien), era más inglesa que la Reina Madre, nació en el Barrio de Hampstead en Londres, y en Londres moriría 59 años después.

Dusty estuvo de gira por USA junto a su hermano, con el grupo de folk que habían formado llamado The Springfields, allí Dusty conoció el Soul, el sonido Motown y por supuesto el revolucionario “muro de sonido” del productor Phil Spector.

Cuando The Springfields se separaron, Dusty comenzó su carrera en solitario grabando el single, “I only want to be with you” con el mismísimo Phil Spector, e incluso aportó ideas en los arreglos y la forma de producción de la canción, lo que nos puede hacer una idea de la personalidad y el carácter que tenía que tener Dusty sobre todo teniendo al mando al dictador de Phil Spector. Con quien verdaderamente Dusty tuvo una relación profesional fructífera fue con el compositor Burt Bacharach.

El disco está conformado por versiones de canciones que a Dusty Sprinfield le habían volado la cabeza en su estancia en USA, como por ejemplo “Mama said”, “You Don’t Own Me”, “Do Re Mi” “When The Lovelight Starts Shining Thru His Eyes”, entre otras.

En él, Dusty los lleva a su terreno, con esa elegante voz y unos arreglos impresionantes, el disco transcurre rápidamente mientras canción a canción van acariciando tus oídos, y porqué no decirlo, tu corazón.

Este es de los discos en el que si eres un amante de la música, da igual el estilo que profeses, es ponerlo y automaticamente caer rendido a sus pies. No podrás parar de escucharlo una y otra vez.

Te recomiendo que te hagas con su reedición de 1997, en la que aparecen 8 canciones más de regalo, entre ellas está su primer single con Phil Spector, y otras joyas como “He’s got something”, “Every day I have to cry”, y “Once upon a time”, y así la sensación de disfrute del disco será más amplia si cabe.

Accattone

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario