CRITICA DE DISCOS

DISCO RECOMENDADO: Dusty Springfield / A girl called Dusty (Philips – 1964)

Si fuese confinado de por vida cual Napoleón en la Isla de Elba, y me permitiesen llevarme sólo diez discos para aplacar el desasosiego de tan mísera existencia, sin duda uno de los elegidos sería A girl called Dusty de la maravillosa Dusty Springfield. Para empezar, cuando conocí a Dusty gracias a este disco, pensaba que era americana, así que sufrí un shock al enterarme de que Dusty (cuyo nombre real era Mary Isabel Catherine Bernadette O’Brien) era más inglesa que la Reina Madre. Nació en el barrio de Hampstead en Londres, y en Londres moriría 59 años después.

Dusty estuvo de gira por USA junto a su hermano, con el grupo de Folk que habían formado llamado The Springfields, allí Dusty conoció el Soul, el sonido Motown y por supuesto el revolucionario «muro de sonido» del productor Phil Spector. Cuando The Springfields se separaron, Dusty comenzó su carrera en solitario grabando el single, I only want to be with you con el mismísimo Phil Spector, e incluso aportó ideas en los arreglos y la forma de producción de la canción, lo que nos puede hacer una idea de la personalidad y el carácter que tenía que tener Dusty sobre todo teniendo al mando al dictador de Phil Spector. Con quien verdaderamente Dusty tuvo una relación profesional fructífera fue con el compositor Burt Bacharach.

El disco está conformado por versiones de canciones que a Dusty Springfield le habían volado la cabeza en su estancia en USA, como por ejemplo Mama said, You Don’t Own Me, Do Re Mi, When The Lovelight Starts Shining Thru His Eyes, entre otras. En él, Dusty los lleva a su terreno, con esa elegante voz y unos arreglos impresionantes. El disco transcurre rápidamente mientras canción a canción van acariciando tus oídos, y por qué no decirlo, tu corazón.Este es de los discos en el que si eres un amante de la música, da igual el estilo que profeses, es ponerlo y automáticamente caer rendido a sus pies. No podrás parar de escucharlo una y otra vez.

Te recomiendo que te hagas con su reedición de 1997, en la que aparecen 8 canciones más de regalo, entre ellas está su primer single con Phil Spector, y otras joyas como He’s got something, Every day I have to cry y Once upon a time, y así la sensación de disfrute del disco será más amplia si cabe.

Accattone

Share
Sin comentarios »

DISCO RECOMENDADO: The City Lights / El Sol (Bitter sweet – 2008)

Retomamos esta sección que teníamos bastante olvidada, con un disco que últimamente he estado poniendo a todas horas en mi reproductor de CD. Se trata del segundo disco de la banda australiana The City Lights, El Sol, publicado por la discográfica Ivy League, y distribuido en España por Bitter  Sweet. The City Lights son una pandilla de músicos con una dilatada experiencia en otras bandas de cierto renombre en Australia, y es por ello que sólo han grabado 2 discos desde que comenzasen su carrera como The City Lights allá por el 2002.

Así que si por algo se pueden destacar es por su vibrante directo, ya que tablas no les faltan, pero de lo que vamos a hablarte ahora es de su disco El Sol. No pretendas encontrar la piedra angular del rock con este disco, y es que The City Lights no han inventado nada, pero la música que vas a escuchar en este disco es todo un tratado de buen gusto y saber hacer, con un puñado de composiciones elegantes y brillantemente arregladas.

El disco empieza impetuoso y con el acento marcado de The Jam, con las dos primeras y briosas composiciones Get steady y Everyone out. Algo más tranquilo es el ritmo de la emotiva Never let you go, que comienza con el sonido del despegue de un avión, donde los coros marca de la casa llevan el tema a otra dimensión.

Las guitarras vuelven a crepitar en Here to stay, todo un tratado de Power Pop hecho en un sucio y destartalado garaje australiano. Para la siguiente, Got the news today, una trompeta le da un aire fronterizo, la guitarra suena a spaghetti western, y cuando te esperabas encontrar una cantina mexicana, los coros al estilo Beatle te vuelven a recordar las influencias de estos chicos. Una pintoresca canción sin duda.

Una guitarra acústica da comienzo a la breve y luminosa balada, Anyone who is anyone, donde también nos damos cuenta de que a The City Lights también les gustaban los Byrds. Más coros dulces y melodiosos para Grand pacific son, sin duda una de mis favoritas del disco, sonido Pop sesentero y una guitarra que suena a gloria. Sólo por este tema ya merece la pena que te hagas con este álbum.

Take a picture of the sun, suena a The Byrds por los cuatro costados, pero me da igual que no sean ellos, otra delicia para tus oídos: delicada emotiva y brillante. Vuelve el Power Pop para hacerte mover un poco el esqueleto, con End of story, un cruce entre The Jam y The Clash en menos de 2 minutos.

Y para ir finalizando el disco, guitarras que recuerdan al rock alternativo de los 90 ¿te acuerdas de Magnapop? y un pequeño guiño a The Kinks. Es lo que contiene The cost of living. El instrumental Spy theme 3, con un toque garajero, bien podría incluirse en la banda sonora de una película de espías.

El disco se cierra con You ain’t heard the last of us, que si hubiese salido en la época en la que los Mods y los Rockers se peleaban en las playas de Brighton, habría sido todo un éxito.

Así que si te gustan grupos como los Who, The Jam ,The Hoodoo Gurus, The Byrds o The Beatles, disfrutarás con este vibrante y brillante disco de The City Lights, que, como dije antes, no han inventado la pólvora, pero ni falta que hace. Nos basta con escuchar esa música que nunca pasará de moda, y con esos conciertos en directo tan matadores que nos ofrecen.

Share
Sin comentarios »

DISCO RECOMENDADO: Taj Mahal / Taj Mahal (Columbia – 1968)

TAJ MAHAL

Hablar de Taj Mahal, es hablar de Henry Saint Clair Fredericks, un profesor de escuela y pianista, que quedó prendado del Blues en su estancia en la universidad, gracias sobre todo a la música de T-Bone Walker, que estaba enraizada profundamente en la música tradicional africana. Así que el bueno de Henry se hace llamar Taj Mahal y comienza una ardua tarea en la que se dedica a investigar y conservar la tradición del Blues Rural americano, y lo que es más importante, a buscar nuevos sonidos de diferentes estilos musicales y mezclarlos con el Blues.

En 1968 consigue un contrato con la compañía Columbia y graba su primer disco como Taj Mahal. En el grupo está el guitarrista de su anterior formación Rising Songs, el por entonces joven y desconocido Ry Cooder. El disco es un magistral tratado de Blues plagado de versiones de viejos guitarristas del  género no muy reconocidos por entonces, y que Taj Mahal reivindica, como es el caso del bluesman Sleepy John Estes, del cual incluye tres canciones, Blind Willie Mc Tell, o los más conocidos, Sonny Boy Williamson y Robert Johnson.

Además, para cerrar el disco incluye una extensa versión Blues de más de 8 minutos de una canción tradicional titulada, The celebrated walkin’ blues, y como nota curiosa, el disco ya incluye un tema propio llamado E Z Rider, en el que el blues de raíces se electrifica y adquiere un toque más roquero.

En definitiva, si te gusta el Blues este disco no puede faltar en tu colección, y si no has investigado mucho por ese estilo musical, este es el disco ideal para que te des un buen chapuzón de Blues clásico, divertido, de fácil escucha que te deja un gran regusto en el paladar y con ganas de más,… así que ya sabes.

Share
1 Comentario »

DISCO RECOMENDADO: Blue Öyster Cult / Secret treaties (Columbia – 1974)

Como la mayoría de las veces que recomiendo un disco, este no está considerado por la crítica como el mejor de la banda, pero qué le voy a hacer si para mí, este es mi preferido.

El tercer disco de los neoyorquinos Blue Öyster Cult refleja el momento anterior a conseguir el éxito y la fama, cosa que lograrían con su siguiente disco en estudio Agents of fortune. A partir de eso el grupo rebajó sus cotas de dureza, se encaminó a terrenos más comerciales, y por supuesto las producciones tan típicas de los ochenta hicieron el resto.

El disco se abre con el ritmo hipnótico de la magnifica Career of evil, un tema con reminiscencias psicodélicas compuesto con la colaboración de la musa del punk, Patti Smith, que por entonces era la novia del teclista Allen Lanier. En el tema ya encontramos los patrones musicales por los que va a transitar el disco, bases rítmicas marcadas con riffs pegadizos y repetitivos que llevan el peso del tema, aderezado con toques psicodélicos, progresivos y algún ramalazo Glam, todo ello enmarcado dentro de los límites del Hard Rock clásico.

Otro de mis temas favoritos es Dominance and submission, de corte parecido a Career of evil. Arranca con un riff magistral que lleva la voz cantante durante todo el tema, y contiene un solo magnífico en la parte central a cargo del guitarrista Buck Dharma que precede a unos momentos psicodélico progresivos de tranquilidad que dan más fuerza si cabe al poderoso final del tema.

El siguiente tema en aparecer es ME 262, rápido y alegre con un claro toque Glam que me recuerda al sonido del disco Ziggy Stardust de David Bowie, un tema que contiene sonidos de aviones de la Segunda Guerra Mundial, que es de lo que trata la canción. Al igual que la portada del disco donde aparecen dibujados a lápiz los integrantes del grupo junto a un avión militar.

El grupo vuelve a la senda del Hard Rock con el tema Cagey cretins. Para después rebajar la velocidad con el marcado ritmo de raíces Blues de Harvester of eyes, que cuenta con otro solo destacable de la guitarra de Dharma.

Después llega el tema épico-progresivo Flaming telepaths, otro de los momentos álgidos del disco, donde las voces suenan melódicas y el órgano y los teclados tienen un mayor peso específico. Para cerrar un disco que se te va a hacer corto, está el emotivo tema Astronomy, con cierto toque de balada característica de los grupos roqueros de esa época.

Si tienes la suerte de poder adquirir la versión remasterizada en CD de Secret treaties editada por Sony el año 2001, podrás disfrutar más ampliamente de este álbum, ya que cuenta con tres temas que se quedaron fuera del disco, y que merecieron estar en él: la rocanrolera Boorman the chauffer, la garajera con toques pop Mommy, y ese Blues acelerado que es Mes dames sarat. Además también aparece la versión single de Career of evil y una aceptable versión del Born to be wild de Steppenwolf, así que si puedes hazte con el disco y descubre a este grupo clásico que por desgracia ha ido cayendo en el olvido, los magníficos Blue Öyster Cult.

Share
1 Comentario »

DISCO RECOMENDADO: The Chesterfield Kings / The mindbending sounds of the Chesterfield Kings (Wicked Cool – 2003)

The Chesterfield Kings The Mindbending

Hablar de un disco de los Chesterfield Kings es hablar de los 60, del sonido Garage, de los inicios de la Psicodelia, de los Stones y de esa multitud de grupos que conformaron la «invasión británica». La mayoría de sus discos son recomendables, ya que además, puedes encontrar en ellos versiones de grupos de los sesenta no muy conocidos y que merecieron más atención en su día. Y es que los integrantes de Chesterfield Kings son unos apasionados del sonido de esa época, y unos grandes coleccionistas y estudiosos de todo lo relacionado con ese tipo de música.

Así que me he decidido a recomendaros fervientemente su disco del 2003, The mindbending sounds of The Chesterfield Kings, que es el primer disco en el que todos los temas están compuestos por el propio grupo.

El disco es un viaje lisérgico por los 60, todos los temas hablan de paranoias mentales producidas por los viajes de ácido y después de escucharlo queda claro que los Chesterfield Kings son algo más que un grupo revival del movimiento beat.

Los mismísimos Stones hubiesen matado hoy en día por componer canciones como I don’t understand, Transparent life, Flasback, o Endless circles, y el resto del álbum no se queda atrás. Al escuchar otros temas como Trip through tomorrow o Non-entity deseas, al igual que los propios Chesterfield Kings, haber vivido esa época dorada de los 60 que ya no volverá, aunque siempre quedarán estos fantásticos arqueólogos musicales que son los Chesterfield Kings para recordárnoslos con mucha clase.

Y es que el único fallo que tienen los de New York es no haber nacido veinte años antes, porque de lo contrario hubiesen estado en lo más alto junto a los Beatles, los Kinks, y por supuesto junto a sus adorados Rolling Stones.

Así que no puedo más que recomendarte que te sumerjas en este viaje de ácido que te transportará a los maravillosos 60. Pero te aviso que tengas cuidado con la dosis, por que quizás nunca puedas volver del viaje, y a partir de entonces te quedes para siempre colgado con los sonidos y los grupos de los sesenta.

Share
1 Comentario »

DISCO RECOMENDADO: Hoodoo Gurus / Stoneage romeos (Acadia – 1984)

hoodoo gurus

Australia… la gran desconocida, así podríamos ilustrar la historia musical de ese continente tan lejano. Sí, ya sé que te vienen algunos míticos nombres de bandas australianas a la cabeza,…pero ¿serías capaz de citar a más de una docena? Seguramente entre las que se te ocurran no incluirías a este fenomenal grupo de Sídney que comenzó su carrera musical a principios de los ochenta, los fantásticos Hoodoo Gurus.

Pues bien, su primer larga duración lanzado en 1984 y titulado Stoneage Romeos nos deja un fenomenal disco en forma de cóctel roquero de Power Pop garagero, con actitud punk, y una melodía y brillantez desbordantes.

El disco arranca con (Let’s all) Turn on, un veloz tema garagero portador de un contagioso riff, y una harmónica con los que no podrás parar de moverte, todo ello aderezado con un sonido «vintage» estilo años 50, en lo que es una canción que homenajea a los míticos temas del rock and roll que triunfaban en aquellos dorados años.

El disco continua con  I want you back en una onda muy popera y con unos coros dulzones e hipermelódicos, todo un pastelito que llevarte a tu boca.
Pero vuelve el ritmo marcado con un tema dedicado a un amigo de la banda tristemente fallecido, Arthur, un tema de claro estilo Rockabilly con ese clásico sonido.

El listón del disco sigue subiendo, y Death ship se mueve elegantemente en terrenos del Power Pop, convirtiéndose en una de mis favoritas del disco. El tema Dig it up es un tenebroso Pshychobilly con claras influencias de The Cramps, pero le sigue en claro contraste, cerrando la cara A, el tema más luminoso del álbum, una bonita y delicada canción dedicada a su chica, My girl. En solo seis canciones los Hoodoo Gurus nos han demostrado su variedad estilística.

El tema Zanzibar que abre la cara B es el único prescindible de este pedazo de disco, que continua en racha con Leilani, una curiosa y psicodélica danza tribal en honor a una chica sacrificada en el volcán de una isla habitada por aborígenes.

El disco termina con varios temas con temática militar de la Segunda Guerra Mundial, el nervioso y de aire nuevaolero Tojo, y el roquero y adictivo I was a kamikaze, quedándose entre medio de ellas la garagera In the echo chamber.

Os recomiendo además, que si os podéis hacer con la reedición en CD de Stoneage Romeos, no lo dudéis, ya que de regalo incluye dos auténticas joyas en forma de canciones, la primera Who do you love, una buenísima y bailable versión de un viejo tema que popularizó en su día el bueno de Bo Diddley. Y la segunda, Be my guru, otro festivo y pegadizo tema que invita a ponerte a dar saltos como un loco mientras lo escuchas, y que te deja con ganas de más.

En resumen, otro «incunable» del rock and roll australiano, de una banda que todavía sigue en activo y que da mucho de sí en sus conciertos, así que ya sabes…

Share
1 Comentario »