PETROGRADO ES CULTURAL‏ (V)

1 Comentario »

Desde la publicación de mi anterior texto titulado “Sensibilidad femenina”, he recibido multitud de insultos y amenazas de particulares y organizaciones feministas. Creo que no supieron leer entre líneas. Para remediarlo os quiero mostrar un relato breve de una amiga, escritora de cierto prestigio en España, que prefiere mantener el anonimato para que su editorial no tome represalias por su incorrección política. Dice así:

“cerodieciséis”

-Atención a la mujer maltratada le atiende Ruth, ¿dígame?

-Hola buenos días, estoy desesperada, ya no sé qué hacer, necesito que alguien me ayude.

-Relájese, haremos cuanto podamos para ayudarla. Dígame, ¿cómo se llama?

-Me llamo Yoli, y mi marido no me pega.

-Perdón, ¿cómo has dicho?

-Yoli, de Yolanda.

-¿Y después?

-Que mi marido no me pega.

-¿Que NO te pega?

-Sí, y ya no sé qué más hacer, lo he probado todo y el muy imbécil ni si quiera me levanta la mano. Necesito ayuda, ideas, algo, no sé… de verdad que ya no puedo más.

-Yolanda, si esto es una broma le aseguro que no tiene ninguna gracia y que podría ser denunciada.

-No, no, de verdad, hablo completamente en serio, soy víctima de maltrato psicológico por parte de mi marido. Se niega a pegarme por mucho que se lo pida y lo puteé de las formas más sádicas que se me ocurren. El maricón de él sólo me da besos y abrazos y me llama pastelito de cereza… ¡Y yo quiero que me parta la boca! ¡Que me escupa en la cara por las mañanas! ¡Que me pisoteé las tetas! ¡Quiero que me machaque a palos las costillas, joder, quiero que me dé una paliza todas las noches y después me folle por el culo mientras me arranca mechones de pelo de la cabeza! ¡No puedo más, lo necesito como el respirar! Y el mierdas de él dice que soy su terroncito y que no puede hacerme esas cosas, si le estoy chupando la polla y le pido que me escupa en los ojos se le baja la erección y se pone a llorar.

He llegado a tirarle sin previo aviso la sopa hirviendo en la cara mientras cenamos y ¡NADA! ¡No me pega! El gilipollas se levanta de la mesa con la cara abrasada y humeante y vuelve con la fregona para limpiar la sopa. ¿QUÉ DEMONIOS TENGO QUE HACER PARA QUE ME DE UNA HOSTIA MI MARIDO?

(Se escuchan llantos moqueantes a ambos lados de la línea)

-¿Ruth, me está escuchando?

-Sí Yoli… sí, es que a mí me pasa lo mismo tía…

En Petrogrado, a 27 de diciembre de 2014,

Yevgueni Byket

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Un comentario a “PETROGRADO ES CULTURAL‏ (V)”

  1. Pues que quieres que te diga,seguro que hay gente “p’a tó”, como se suele decir,pero a mi no me va el rollo de tío machote o malote, con decirte que donde más me gusta Clint Eastwood es “Los Puentes de Madison”…

    Creo que soy un romántico,…o quizás un calzonazos…

Deja un comentario