A LEER,…QUE SON DOS DIAS: Fragmentos- (David Tello)

Sin comentarios »

CAPITULO 29

Fui corriendo hacia Grace, mientras me dirigía hacia ella pude coger el cuchillo del rubio. Le grite para que se pusiera en pie:

-¡Vamos Grace, corre hacia el coche!

Me puse junto a ella mientras corríamos hacia Andrew. Las balas volaban hacia todos los lados. Susan y sus matones empezaron a dispararnos obligándonos a ir hacia la presa. Por suerte nos pudimos meter tras un bloque de hormigón, Desaté a Grace con el cuchillo y después ella me desató a mi. Lo primero que hice fue besarla..

-Pat, yo… lo siento…
-Tranquila Grace, ya lo recuerdo todo. No tienes que disculparte por nada.

Asome la cabeza para ver que tal le iba a Andrew. Poco a poco Rick y un par de matones avanzaban hacia el. Mientras tanto los chinos habían conseguido llegar a los coches y se estaban marchando de allí y los irlandeses seguían disparando a todo lo que se movía. A quien no veía era a Susan. De repente escuche un ruido, me gire y alli estaba Susan apuntándome con su arma.

-Maldito imbécil, lo has echado todo a perder otra vez.
-Jódete.
-Esta vez no voy a permitir que salgas con vida.

En ese momento Grace se tiró sobre y ella empezaron a forcejear. El arma cayó al suelo. En ese mismo momento Susan tiró a Grace, y esta quedo inconsciente. Volvió a coger su arma y a apuntarme nuevamente. Di un par de pasos hacia atrás, el tercero no podía darlo, ya estaba al borde de la presa. Dicen que cuando vas a morir ves pasar toda tu vida.

Yo en ese momento pude ver todo a cámara superlenta. Aquel segundo duró una eternidad. Vi a mi hermano tras el coche, aunque ya no disparaba, quizás se había quedado sin balas. Vi como Rick y sus hombres iban hacia él. Vi a los Irlandeses subirse en su coche. Y pude ver como Susan empezaba a apretar el gatillo. Así que salte hacia atrás. Y mientras caía pude ver un helicóptero de la policía que se dirigía hacia allí. Después todo oscureció…

Abrí los ojos… estaba en un hospital. Aquel tipo del F.B.I. , Lincoln Bell, estaba allí.

-Sr. Playmouth.
-¿Perdón, quien es usted?, ¿donde estoy?
-Vamos déjese de bromas. Su hermano esta en otro hospital, tuvo un accidente de coche. Y su prometida, Susan esta en el pasillo esperando que la dejemos pasar…

Un doctor se acercó y le dijo que me dejase en paz, que el golpe había sido muy fuerte y quizás sufriese de amnesia. Era perfecto, amnesia, estaba casi como al principio de toda esta historia, pero con una diferencia, esta vez lo recordaba todo…

FIN

David Tello

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Deja un comentario