A LEER,…QUE SON DOS DIAS: Fragmentos- (David Tello)

1 Comentario »

CAPITULO 25

Miré a mi hermano y le hice un gesto para que arrancase. No íbamos a tardar mucho en saber si realmente aquello era un farol de Torini o si mi hermano había metido la pata hasta el fondo y se había pasado de listo. Andrew arrancó, aceleró un poco y empezó a salir muy despacio de allí.

Casi sin darnos cuenta, se cruzó delante nuestro un todoterreno negro. Mi hermano dio un volantazo y aceleró hacia la puerta del club. Pude ver por el retrovisor como nos disparaban desde aquel coche. Varias balas impactaron contra la parte trasera de nuestro coche.

Al mismo tiempo empezaron a sonar varias sirenas y a llegar coches de policia camuflados. Nos bajamos del coche en la misma puerta del club. Salimos como pudimos, parapetandonos con el coche para evitar los disparos. Uno de los hombres de la entrada estaba en el suelo desangrándose, mientras que el otro nos hacía gestos para que entrásemos y nos decía que Torini nos estaba esperando dentro, al mismo tiempo que disparaba contra el todoterreno negro.

Al girarme vi como varios de los coches patrulla también disparaban contra éste. Entramos y empezamos a recorrer el salón, muchos de los hombres que había estaban tumbados, protegiéndose detrás de los muebles y de la barra. También nos cruzamos con un par de tipos armados hasta arriba que se dirigían hacia la puerta. Según avanzábamos teníamos que ir agachándonos, cada vez impactaban más balas en el interior del local.

Finalmente llegamos junto a Torini, nos estaba esperando en una sala contigua.

-Joder, los habéis atraido como moscas, os proteja o no estoy jodido… Seguidme.

Le seguimos sin rechistar, tampoco teníamos opción. Levantó una alfombra y abrió una trampilla que había en el suelo. Bajamos por una escalera y uno de los hombres de Torini cerró la trampilla desde fuera. Torini encendió una linterna y empezamos a atravesar un largo corredor subterraneo.

Debía ser uno de los antiguos pasadizos que se usaban para escapar de los federales durante los años de la ley seca. Cada vez había mas olor a humedad. Debíamos estar justo debajo del rio. Cada vez sonaban más alejados los disparos, pero seguía sin sentirme tranquilo. Cuando llegamos al final del túnel y Torini abrió la puerta, pude ver que efectivamente estabamos al otro lado del rio.

En la puerta del club sólo se podía ver el brillo de las sirenas de los coches patrulla. Estaba demasiado alejado como para distinguir nada mas. Uno de los chicos de Torini nos estaba esperando «con un camión de reparto de Coca-cola». Torini cerró la puerta del túnel y se volvio hacia nosotros:

-Bueno, Sr. Playmouth, espero que ahora si que confíe y me lleve hasta la droga, usted dirá hacia donde vamos.

Subimos en la parte de atrás del camión, debía llevarlos hacia las afueras de la ciudad para ganar tiempo e intentar recordar dónde estaba la droga o intentaba llevarlos hacia la casa de Rick (que estaría con Grace) e intentar escabullirme?.

CONTINUARÁ……………
David Tello
ELIGE LA OPCIÓN QUE CREAS MÁS ADECUADA,Y APÓRTALA EN EL APARTADO DE COMENTARIOS DE LA SECCIÓN. ¡TÚ DECIDES EL DESARROLLO DE LA NOVELA!

FacebookTwitterGoogle+Compartir

Un comentario a “A LEER,…QUE SON DOS DIAS: Fragmentos- (David Tello)”

  1. Intenta pirarte en cuanto puedas

Deja un comentario