A LEER,…QUE SON DOS DIAS: Fragmentos- (David Tello)

2 Comentarios »

CAPÍTULO 22

Decidí esperar. Como Livingstone no me había visto cuando hablaba con Susan pensé que eso me daría cierta ventaja según lo que me contase. La curiosidad me mataba. No podía imaginar el porqué de ese misterio con Susan. Me alejé un poco y me quedé en un banco sentado esperando a que llegase Livingstone. A los pocos minutos apareció solo.

-Veo que no ha tenido problemas para despistar al FBI.
-Seguí sus instrucciones al pie de la letra… Cuénteme, ¿es sobre Susan?
-Sí y no, no he podido hablar con ella desde esta mañana, pero no se preocupe, está bien.

-(Mal empezamos, pensé, maldito mentiroso. Ahora estaba seguro que no me podía fiar de él) Y… ¿dónde está?
-No se lo puedo decir, eso pondría en peligro su seguridad. Voy a ir al grano Sr. Playmouth, su amnesia tiene preocupada a mucha gente. Hay mucho dinero en juego, mucho dinero del cual solamente usted sabe dónde está, o lo sabrá cuando recupere la memoria. Ya ha habido un par de muertos, y usted sigue con vida gracias a no poder recordar…

-Pero, y usted qué tiene que ver… por qué me esta contando todo esto?
-Yo sólo soy un médico al que le gustan mucho las apuestas, demasiado… Digamos que le debo dinero a cierta gente que está muy interesada en su recuperación. Pero tranquilo, he llegado a un acuerdo con ellos y si les lleva hasta el dinero y la droga que les quitó le dejarán vivir a usted y a Susan. Y acépteme un consejo, las cosas no siempre son como parece, no se fíe de…

Antes de que terminara la frase se escuchó como un golpe seco, como un dardo al clavarse en la diana. El doctor Livingstone se llevó la mano al pecho, estaba sangrando. Intentó decir algo más, pero de su boca sólo salía sangre, no llegó a articular palabra.

Me giré instintivamente al mismo tiempo que me coloqué detrás del banco en el que estaba sentado y me pareció ver un arma que sobresalía de la ventanilla de un deportivo negro. Realmente no estaba seguro de que aquello fuera un arma, el disparo podía haber sido hecho desde cualquier lugar y además estaba «cagao», así que no tenía nada claro qué tenía que hacer.

¿Debía seguir mi instinto y tratar de ponerme a cubierto o por el contrario sería mejor ir a por el supuesto tirador aún sin saber seguro si el disparo provenía de aquel coche?

CONTINUARÁ……………
David Tello
ELIGE LA OPCIÓN QUE CREAS MÁS ADECUADA,Y APÓRTALA EN EL APARTADO DE COMENTARIOS DE LA SECCIÓN. ¡TÚ DECIDES EL DESARROLLO DE LA NOVELA!

FacebookTwitterGoogle+Compartir

2 Comentarios a “A LEER,…QUE SON DOS DIAS: Fragmentos- (David Tello)”

  1. Ponte a cubierto muchacho, que sino se acaba la historia, y no nos enteramos que ha pasado.

  2. Mystic Lady Dice:
    marzo 2nd, 2014

    huye del peligro, sin duda

Deja un comentario